Buscar
Buscar

La consulta ginecológica en niñas y adolescentes

28 noviembre, 2016

Durante la infancia, el Pediatra incluye en la exploración física sistemática de las niñas una inspección de los genitales externos y una palpación de las mamas porque, aunque en esta etapa la patología ginecológica es poco frecuente, muchos errores diagnósticos derivan de la omisión de la exploración.

La presencia de un acompañante es imprescindible en caso de niñas muy pequeñas, no solo para responder a las preguntas del médico sino también como elemento tranquilizador y para ayudar en la exploración. / Es importante buscar en todo caso la colaboración del paciente, generar confianza y, si fuese necesario, posponer la visita para reducir el temor.

En la pubertad comienzan a aparecer motivos reales de consulta ginecológica: retraso en la aparición de la menstruación, alteración en el ciclo, posibles infecciones de transmisión sexual y embarazos no deseados. / Estos años requieren de una intervención médica preventiva y educativa, que vaya más allá de la valoración, diagnóstico y tratamiento del problema que ha llevado a la adolescente a la consulta.

Esta idea puede ponerse en práctica para el asesoramiento anticonceptivo. Según una encuesta publicada hace algunos años, la media de edad a la que los jóvenes españoles tienen su primera relación sexual es a los 16.5 años. / En este grupo de población las relaciones sexuales tienen unas características específicas que aumentan el riesgo de enfermedades de transmisión sexual por lo que es necesario adecuar la recomendación de anticonceptivos a circunstancias como tener una única pareja o varias, reversibilidad del método, grado de maduración biológica, uso sencillo, etcétera.

Los especialistas recomiendan la anticoncepción hormonal en la adolescencia ya que facilita la continuidad de uso, regula el ciclo y disminuye la cantidad de sangrado menstrual, con lo que se corrigen los trastornos propios de la adolescencia. Otra característica a destacar es su eficacia, que ronda el 100% cuando el cumplimiento y uso por parte del paciente es el adecuado.

La Sociedad Española de Contracepción aconseja descartar contraindicaciones, valorar factores de riesgo o patologías previas que pudieran agravarse por su uso y conocer el perfil de la usuaria para indicar el método más apropiado.

“El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico”.

Posted in Blog by Teknogin