Buscar
Buscar

¿Es necesario vacunar a varones del Virus del Papiloma Humano?

28 noviembre, 2016

Escuchar “vacuna frente al virus del papiloma humano (VPH)” lleva casi de forma directa a asociar ésta con las mujeres, como público potencialmente más proclive a padecer estas infecciones. Esta percepción está justificada puesto que la población diana son las mujeres preadolescentes y adolescentes antes de los 14 años. En concreto, el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría estima que la edad óptima para la vacunación es a los 11-12 años de edad.

Pero lo cierto, es que tanto la mujer como el hombre pueden ser portadores asintomáticos y transmisores de la infección por VPH. Además, en el caso de los varones, la prevalencia de infección es más alta que en las mujeres y se mantiene estable durante toda su vida. Se calcula una tasa media estimada del 65% entre los 18 y 70 años.

La expresión clínica más frecuente de la infección por el VPH la constituyen las verrugas genitales y afectan a ambos sexos. Por otra parte, también las neoplasias de cabeza y cuello en hombres y mujeres y cánceres anales pueden estar relacionadas con este virus. En concreto, el VPH se considera responsable de un 15-35 % de los cánceres de cabeza y cuello.

Además, los casos de cáncer de ano, boca y garganta están en aumento y, de continuar la tendencia actual, se prevé que las cifras superen en 2020, al menos en Estados Unidos, a las de cánceres de cuello uterino.

/Los datos de eficacia de la vacuna tetravalente en varones han permitido ampliar las indicaciones de esta vacuna para la prevención de verrugas genitales en hombres de 9 a 26 años y en la prevención de lesiones anales precancerosas y a cánceres anales causalmente relacionadas con los VPH oncogénicos incluidos en la vacuna/. La eficacia de esta vacuna en la prevención de verrugas genitales es superior al 98 por ciento en mujeres y al 90 por ciento en varones. Todo ello hace que la vacunación frente al papilomavirus deje de ser exclusivamente un “territorio femenino”/.

Sí que es relevante dejar patente que las vacunas son meramente profilácticas y que por tanto pueden prevenir la infección inicial por VPH frente a los genotipos que están incluidos en ellas. Pero es fundamental tener en cuenta que no producen ningún efecto terapéutico sobre infecciones que ya estén establecidas.

/Las vacunas existentes presentan un adecuado perfil de seguridad/. Su seguridad, eficacia y efectividad para evitar la infección persistente y las lesiones preneoplásicas asociadas a los VPH de alto riesgo más prevalentes (VPH 16 y VPH 18) están demostradas en ensayos clínicos y estudios postcomercialización/.

“El contenido que se proporciona en esta literatura es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de su médico”.

Posted in Blog by Teknogin